0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

El único que mantiene latente el corazón del país es el emprendedurismo.
Más allá de la desaceleración que existe en la economía,las micro y pequeñas 
empresas siguen con la labor de generar empleo digno y motorizar la actividad
económica.
En Paraguay, este sector genera el 88% de la economía, lo que significa
que son agentes claves para el desarrollo y la eliminación de la pobreza.

En este sentido, y ante las dificultades que se presentan, las sugerencias
de gremios y referentes del sector apuntan a la diversificación de rubros o 
servicios.
Es decir, se pretende concienciar a los emprendedores sobre la necesidad de 
incursionar en nuevos rubros para tener más opciones comerciales.
Sin embargo, afirman que no es un buen momento para realizar inversiones.
El clima no es el más apto para poner en riesgo el dinero.
Los micros y pequeños deben aprovechar este momento para ver oportunidades
y ajustarse a las exigencias en cuanto a
normativas y además adecuarse a las necesidades de su clientela. La innovación
es la clave. Existe una gran necesidad de hacer entender a este sector que la 
capacitación es otro punto clave para el desarrollo.
La formación es crucial en los momentos de adversidad.
La preparación del emprendedor es un elemento que direcciona el rumbo de un 
negocio. Por último, este sector insiste en mantener la calma y aprovechar el 
movimiento existente para continuar con los emprendimientos.
Existen organizaciones y gremios que brindan asesoramiento gratuito y
constante a este sector a que se convierte en el pulmón del país.